Termina el 2020. ¿Ya te hiciste tu chequeo ginecológico?

Queridas seguidoras sabemos que el año 2020 sin duda alguna ha sido un año atípico que nos ha hecho cambiar rutinas y hábitos que teníamos anteriormente. Sin embargo, y a pesar de las situaciones complejas es inevitable que en esta época muchos de nosotros empecemos a realizar un balance en función a nuestros planes personales, metas alcanzadas, logros y aprendizajes de este período de nuestra vida. Mujeres que me leen, cuando hagan esta mirada en retrospectiva no dejen de lado un aspecto fundamental de su vida como lo es la salud.

Realizar el chequeo ginecológico anual una vez hayas iniciado una vida sexual activa, debe formar parte de tu lista de prioridades, ya que como sabemos el control ginecológico ayuda a prevenir y diagnosticar patologías y, en general cualquier afección que con un tratamiento adecuado incrementan de manera importante las posibilidades de cura. El control en muchas ocasiones es la única manera de detectar tempranamente enfermedades silenciosas como cáncer de cuello uterino, cáncer de ovarios, cáncer de mama y el cáncer de vulva.

En tu consulta ginecológica podrás abordar con tu doctor temas como el control de la natalidad, la salud de tu vida sexual, planificación de embarazos o problemas que puedan aparecer durante la menopausia. En esta visita, el especialista realizará una serie de pruebas y solicitará exámenes específicos según tu edad, que buscan corroborar tu estado de salud. Estos son los principales procedimientos que debe contemplar tu control anual:

  • Papanicolaou: Más conocido como citología vaginal, consiste en la toma de muestras en el cuello uterino con la finalidad de realizar un análisis celular que orienten en la presencia de una posible neoplasia.
  • Ecografía transvaginal: técnica de alta resolución para evaluar el útero en especial el endometrio y los ovarios. 
  • Exploración mamaria: con el fin de detectar bultos y nódulos que puedan indicar algún problema.
  • Mamografía: Es un tipo especial de radiografía de las mamas, que puede mostrar tumores mucho antes de que tengan un tamaño para que puedan ser percibidos por la paciente o el especialista. La mamografía anual solo se recomienda a partir de los 35 años.
  • Examen de orina.
  • Análisis de sangre: que incluya exámenes para descartar posibles Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).
  • Densitometría (para mujeres en etapa de menopausia): es un tipo de radiografía de dosis baja que mide el calcio y otros minerales en los huesos. La medición muestra la fuerza y la densidad (conocida como masa o densidad ósea) de los huesos.

Mujeres, que nuestros logros no sean solo metas y objetivos tangibles, trabajemos en amarnos y cuidarnos. Que el chequeo ginecológico anual sea parte del compromiso y responsabilidad con nuestra salud. Termina el 2020. ¿Ya te hiciste tu chequeo ginecológico?