Prevención del Embarazo en Adolescentes

¿Tienes una niña o niño pequeño? ¿una sobrina? ¿piensas algún día en tener una familia? Querido lector si respondiste afirmativamente a alguna de estas preguntas entonces es importante que te prepares y entiendas como puedes abordar con los niños, niñas y adolescente el tema de la sexualidad, ya que la base de la prevención del embarazo adolescente es la educación. Y ese es nuestro gran aporte para evitar que siga ocurriendo está situación que pone en riesgo la salud tanto física como emocional de las madres y de los bebes, generando una problemática que afecta a muchas familias.

Según estadísticas a la edad de 17 años, la mitad de los adolescentes han tenido relaciones sexuales por lo menos una vez. Esto significa, en primera instancia, que tenemos que orientar a los jóvenes y adolescentes sobre una conducta sexual responsable, informarles sin tabú acerca los métodos anticonceptivos, realizar la primera consulta ginecológica con nuestras hijas y en general brindar las posibilidades de iniciar una vida sexual sana.

A continuación, les dejo algunas premisas básicas con respecto a la prevención de embarazo en adolescentes que debemos contemplar:

1.- Fomentar la autoestima: los embarazos adolescentes son, en gran parte, producto de una autoestima baja. El concepto que tiene una adolescente de sí misma y el cuidado que hace de ella influye de manera directa en las posibilidades de iniciar con conciencia y responsabilidad su sexualidad.

2.- Retrasar la iniciación sexual en adolescentes es una manera de reducir riesgos que no solo tienen que ver con la posibilidad de un embarazo precoz, también ayuda a prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual y contar con una mayor madurez emocional para afrontar el inicio de una vida sexual saludable.

3.- Informar sobre métodos anticonceptivo: Es necesario fomentar el uso correcto de preservativos como la manera más eficaz de prevenir enfermedades de transmisión sexual y evitar embarazos no deseados, además del conocimiento de otros métodos anticonceptivos, sus ventajas y formas de uso.

3.- Promover un Proyecto de vida: Es necesario educar desde niños en la construcción de metas y objetivos que hagan posteriormente que los jóvenes y adolescentes tengan una perspectiva de vida a futuro motivadora, un plan por el cual trabajar y sueños por alcanzar.

Como vemos la educación sexual no es algo que inicia en la pubertad y va más allá del acceso a la información que le podamos brindar a nuestros jóvenes en esta etapa de su vida. Trabajar como padres en una buena relación con nuestros hijos desde la primera infancia, es un factor clave para afrontar la sexualidad con madurez. Tener una relación de confianza con sus padres o familiares puede ayudar a los jóvenes en el inicio de su vida sexual y otros desafíos propios de esa edad.